Escorpio 2018

Ha llegado tu momento, Escorpio, y espero que sepas disfrutarlo como se merece. Este año se mueven muchas cosas, pero generalmente te son favorables, así que vamos por partes.

Lo más relevante para ti es que durante la mayor parte del año serás el signo favorito del zodiaco. Júpiter ya está contigo, desde hace poco tiempo, y seguirá contigo hasta noviembre. Y cuando Júpiter está sobre nuestras cabezas, nos puede llenar de regalos. ¿Has hecho tu tarea? ¿Has limpiado los armarios? Si no es así, corre a poner en orden los asuntos del pasado, para que Júpiter te pueda traer todo lo bueno que tiene para ti.

Ya no es tiempo de pensar en pequeño, sino en grande. No es momento de lamentos, sino de seguir tu instinto y cumplir tu visión. La oportunidad que tienes ahora no volverá hasta dentro de 12 años, así que si no aprovechas lo que surge, no dirás que no te lo advertí.

Observa todo lo que venga a tu vida. Si es positivo, si te hace crecer, aunque te provoque algo de temor, fluye con ello. Es cierto que las relaciones con hermanos o familiares cercanos pueden tener algún altibajo, pero no centres en ello tus energías. Vuélcate en lo que quieres conseguir y lucha por ello. Ahora es todo más fácil, así que para qué pensar en el pasado.

El eje de los eclipses se mueve entre los terrenos del hogar y la profesión. Tendrás dudas acerca de qué es lo más importante o a qué le tienes que dedicar más tiempo. En general, tu hogar requiere un poco de atención ahora, incluso es posible que te pongas a hacer alguna reparación en casa. Pero no descuides tu trabajo, porque Júpiter te está mostrando posibilidades durante casi todo el año.

El movimiento de Urano tiene una lección importante para ti. Si tu relación de pareja no va bien, las cosas se van a poner al rojo vivo entre mayo y noviembre. Algo se mostrará con claridad ante tus ojos que te permitirá tomar decisiones correctas, aunque quizá el resultado final se demore un poco más de lo que piensas. En cambio, para los solteros o los que están en una relación sana, simplemente habrá novedades y pequeñas sorpresas agradables.

Júpiter está contigo, Escorpio, y si sabes conectar con él y manifestar su energía positiva en todos los ámbitos de tu vida, te aseguro que este será un año que no vas a olvidar.

Enero de 2018. Empiezas el año con una conjunción entre Marte y Júpiter en tu signo. Son buenas noticias, porque esto significa un empujón de energía que te permitirá arrancar con fuerza. Algo se removerá en ti hacia el día 7, y si es un proyecto, una idea o una llamada para participar en algo, no lo dudes. Ve a por ello. Hacia mediados de mes te sientes con ganas de resolver asuntos pendientes, que pueden implicar a un hermano o amigo, o bien revelar o descubrir un secreto. El eclipse del 31 te abre la puerta de una oportunidad profesional. No será la única este año, pero sí te recomiendo que le prestes atención.

Anuncios

Sagitario 2018

Este es un buen año para ti. Y 2019 promete ser aún mejor. Pero no nos adelantemos.

Saturno llevaba mucho tiempo sobre tu cabeza, y para ti eso significa sólo una cosa: una buena jaqueca. Tu energía es expansiva, directa, y Saturno ha sido un duro maestro. Los límites, aceptar que no todo puede ser como tú quieres, ir despacio, incluso algún problemilla de salud que puedas haber tenido, todo eso es Saturno en estado puro. Y para ti era demasiado.

Pero te recomiendo que mires la parte buena, y es todo lo que has aprendido en este tiempo, y no me digas que no has aprendido mucho. Y también te recomiendo que mires una parte aún mejor: y es que eso se acabó.

Durante los primeros tres meses del año estarás a tope, con Marte sobre ti y haciendo muchas cosas. Sin parar. Luego vendrá un período de cierta calma, donde las cosas irán por su camino, avanzando poco a poco y sin grandes contratiempos. Entre abril y junio, el horizonte se pone interesante para temas de amor y pareja. Y para terminar el año, en noviembre, Júpiter entra en tus dominios. Lo recibirás con los brazos abiertos, porque Júpiter es el gran benefactor y te traerá muchos regalos en lo personal y en lo profesional.

El eje de los eclipses cae en una zona poco conflictiva para ti. Es el ámbito de la expresión, la comunicación, los estudios y los viajes. Tienes la oportunidad de iniciar algún aprendizaje o bien de desplazarte a algunos lugares que te abrirán la mente. Si tienes algo que resolver en el ámbito de la comunicación, algún malentendido que apaciguar o alguna negociación pendiente, este año te va a dar sobradas oportunidades de hacerlo. Te iré avisando de cuáles son las fechas más apropiadas.

Y si lo que quieres es viajar, encontrarás muchas sorpresas en tus desplazamientos. En algunos casos, puedes verlas como contratiempos, pero no te dejes llevar por esa impresión. Te esperan aventuras que pueden renovar tu visión de la realidad. Así muévete física y mentalmente tanto como puedas. No desaproveches ninguna oportunidad.

Enero de 2018. Como se ha dicho, el año empieza intenso para ti. Habrá que resolver algún tema que te bloquea desde hace un tiempo. Te sentirás como sacando un tapón que está muy apretado. Pero cuando salte, sentirás un enorme alivio y será el momento brindar. Puede ser un tema de dinero, de salud o un conflicto que se arrastra desde hace tiempo. El eclipse del 31 te lleva a profundas meditaciones, y puede ser un buen momento para ponerte a estudiar un tema que desde hace tiempo te interesa. Adelante.

Capricornio 2018

Estás entrando en tiempos muy importantes, Capricornio. De hecho, para muchas personas de este signo, los años que vienen hasta 2021 pueden ser los más significativos e intensos de sus vidas.

Las cosas no han sido fáciles para ti últimamente. Plutón lleva mucho tiempo en tus dominios y por donde pasa, necesita romper y descomponer lo que encuentra. Es el medio que tienen los cielos de crear un terreno fértil en el que pueda crecer algo nuevo. En 2018, el empuje hacia el cambio que simboliza Plutón será sentido por los capricornianos nacidos entre el 9 y el 12 de enero. Algunas cosas tendrán que terminar para ellos, pero si se mira bien, es algo que ya se veía venir desde hace tiempo.

La buena noticia de este 2018 es que tu regente Saturno te hace una visita. Si bien la energía de Saturno no es agradable para todos los signos, a ti hace bien. Saturno es seriedad, estructura, disciplina, ambición bien dirigida. Necesitas sentir que tus proyectos salen adelante, puesto que tienes deseos de crecer en tu negocio, proyecto o marca. Este es el momento de ponerte a trabajar al cien por cien, porque Saturno te respalda. En torno a los eclipses de enero-febrero y julio-agosto, hay movimientos en el terreno económico. Puede ser un buen momento para realizar inversiones, revisar tus finanzas o tomar medidas sobre un dinero que debes o te deben.

Entre abril y septiembre, Saturno y Plutón se desplazan en movimiento retrógrado por tu signo. Y justamente entre agosto y septiembre, se les une Marte. Esto indica un tiempo en el que quizá las cosas vayan un poco más despacio, pero también un momento de planificación, de interiorización y de recuperación de las energías. En ese instante quizá pienses que no lo vas a conseguir, pero es un sentimiento pasajero. No te desanimes.

Ahora mismo estás a mitad de camino entre la sensación que has tenido de estar en una cueva y el deseo de que tus ideas comiencen a dar fruto. Todo va a mejor para ti, pero como desconfías, aún puedes tardar un poco en creer lo que te digo.

Como he dicho en otro lugar, estás llamado a ser un líder en los tiempos que vienen. Se necesita tu energía y tu visión, porque tú eres uno de los signos que consiguen que las cosas se hagan. Eres materializador y eres líder, aunque quizá últimamente te habías olvidado de todo esto. Pero para eso estoy yo, para recordártelo.

Si dejas los miedos y las dudas atrás, tu entorno verá de nuevo en ti a la persona inspiradora que siempre has sido. Ahora sí es el momento de ponerte en marcha. Se te necesita.

Enero de 2018. Los temas profesionales se vuelven muy importantes este mes. Hacia el día 7 recibes un impulso muy grande para hacer algo importante cara al público o en combinación con amigos. Hacia el 16, una puerta se abre para ti. Si prestas atención, puedes ver la oportunidad (que se repetirá dos veces más este año). El eclipse del 31 te pondrá en contacto con los temas económicos. ¿Tienes que reclamar un dinero? ¿Puedes devolver un crédito? Es el momento.

Acuario 2018

Estás en medio de grandes cambios, anunciados por el eje de los eclipses que está ubicado justo sobre tu signo. Este año, cuatro de los cinco eclipses te afectan de lleno, dándote la oportunidad de hacer borrón y cuenta nueva en algunos aspectos en tu vida.

El más importante de todos esos eclipses será el del 15 de febrero, que afectará a todos los nacidos en torno a esa fecha de un modo especial. No hay que pensar en nada negativo, simplemente un cambio profundo que te puede ayudar a dejar atrás aspectos de tu vida o de tus costumbres que ya no son útiles para tu existencia futura.

Este año te dará cuatro oportunidades para realizar transformaciones tanto en tu propio ser como en lo referente a pareja, colaboradores o socios comerciales. Los meses de enero-febrero y los de julio-agosto serán de gran importancia para ti. Algunas puertas se cerrarán y si es así, es por un buen motivo. Pero otras se abrirán de par en par.

Marte estará actuando sobre tu signo durante mucho tiempo. Lo normal es que permanezca durante dos meses en cada signo, pero en 2018, Marte estará contigo nada menos que entre mayo y noviembre. Esto es mucha energía, que para algunos acuarianos puede ser excesiva.

Si tienes proyectos que quieras sacar adelante, este es tu momento, porque vas a tener impulso de sobra. Ten cuidado si eres una persona propensa al estrés o la ansiedad, porque en más de un momento sentirás que te aceleras en exceso. También debes ir con cuidado para evitar pequeños accidentes o distracciones. No intentes hacer demasiadas cosas al mismo tiempo, en cambio, empuja con fuerza en unos pocos frentes bien definidos.

A lo largo del año, te iré avisando de los momentos más críticos para que extremes la calma y saques la parte positiva de la energía de Marte. Recuerda que Marte es impulso y valentía para afrontar retos. Si aprovechas sus mejores momentos, avanzarás de un modo imparable.

Para algunas personas con este signo, Marte puede anunciar la llegada de un hombre a su vida. Una persona con gran energía que tendrá un impacto en la conciencia. Si fuera tu caso, será alguien que sentirás muy cerca, casi como si formara parte del aire que respiras. Pero Marte puede ser también tu propia energía. Cada persona lo experimentará de acuerdo al plan de vida que haya traído a esta existencia.

En este año tendrás que valorar qué es lo que quieres de verdad, dejando de lado lo que es sólo distracción, ideas vanas o simple ego. Reconoce tus deseos y date cuenta de que todo conspira a favor, incluso los pequeños contratiempos del camino. Si sueñas en grande, si fluyes con lo que viene, si te adaptas y aprovechas las oportunidades, alcanzarás grandes resultados. Es un tiempo de valientes.

Enero de 2018. Hay un sentimiento muy poderoso en el inicio del año. Tu profesión se vuelve una prioridad y quieres ponerte al cien por cien con tus proyectos. Quizás algunos miedos surjan a mediados de mes, pero precisamente sentirás que es buen momento para dejarlos atrás. Tu corazón te va a contar muchos secretos si lo escuchas. El eclipse del 31 te muestra algo importante en relación con pareja o socios. Si estás con alguien, puedes ver algo que no esperabas, pero es necesario darse cuenta. Si en cambio estás en un periodo de soledad, quizás se te abra el apetito de empezar algo nuevo. Y si ves que aún no es el momento, paciencia, habrá más oportunidades.

Piscis 2018

Este será un año relativamente calmado para Piscis. Si algo les saca de su sopor será algún movimiento planetario de vez en cuando, pero nada que suponga un gran conflicto ni nada demasiado complicado.

Tan sólo a final de año habrá movimientos telúricos con la llegada de Marte a tu signo. Será entre noviembre y diciembre de 2018, y será algo bueno, porque te dará algo de novedad.

La mejor época de Piscis será, como casi siempre, entre febrero y marzo, con la visita del sol y su séquito acompañante. Ahí te activarás un poco y sentirás ganas de hacer cosas nuevas.

Los Piscis nacidos entre el 3 y el 7 de marzo tienen la visita de su regente Neptuno. Este planeta está transitando muy despacio por el signo de los peces y por eso algunos Piscis están más soñadores, románticos y despistados de lo habitual. Si es tu caso, no te preocupes, no es mala influencia, ya que Neptuno es tu gobernante planetario. Lo que pasa es que mucho de algo puede ser demasiado. Así que de vez en cuando, baja a la tierra y ocúpate de los temas prácticos, o acércate a personas con esas características.

El eje de los eclipses ha dejado de estar centrado en ti, aunque te afectará como a todos. Solamente que su efecto será menor. Cuida la salud física y emocional en la primera quincena de febrero (la segunda ya tienes al Sol contigo) y entre la segunda quincena de julio y la primera de agosto. Es un tiempo para reposar lo necesario, hacer una terapia o iniciar una dieta, o bien para meditar. En cambio, la segunda quincena de agosto y septiembre son buenos momentos para el amor y el disfrute. Sentirás mucho amor y lo darás.

Por lo demás, será un año tranquilo para Piscis, en el que nadarás en aguas generalmente calmadas. En este mundo de locos, alguien tiene que mantener la cabeza en su sitio.

Enero de 2018. Empiezas el año con ganas de aprender algo nuevo, o de iniciar algún estudio o disciplina mental. Tienes un gran empuje para lograr lo que deseas, porque tu mente estará activa y bien enfocada. El eclipse del 31 te avisa de que cuides tu salud o inicies esa dieta. Es buen momento para hacer una revisión médica o para bajar las persianas y simplemente meditar.

2018 Una mirada astrológica

El nuevo año se presenta lleno de desafíos para la conciencia humana. Vienen muchos cambios, que se enmarcan dentro de un fin de ciclo. La llamada “globalización” ha traído aspectos positivos (por ejemplo, que puedas leer este artículo), y también negativos.

Pero lo que estamos comprobando es que cuando los cambios se imponen desde arriba y sin tiempo para asimilarlos correctamente, producen efectos indeseados tanto en los países ricos, como en los más pobres.

El proceso no hará otra cosa que acelerarse en los tiempos que vienen, sobre todo cara a los grandes movimientos que comenzarán a producirse en 2020. La crisis que hemos vivido, los cambios en la política tradicional y las turbulencias financieras que están por llegar, son el anticipo necesario para esos cambios.

En 2018 se producen varios grandes acontecimientos astrales que resumiré en varios puntos.

  • La entrada de Urano en el signo de Tauro, que nos conecta en un bucle con el tiempo posterior a la Gran Depresión de 1929.
  • Nada menos que cinco eclipses, uno de los cuales tocará zonas sensibles del planeta, como Estados Unidos, Rusia y Corea.
  • El paso de Júpiter por Escorpio y su entrada en Sagitario en el mes de noviembre.
  • El avance de Saturno por Capricornio, un signo que sigue sintiendo los efectos del paso de Plutón por sus dominios.

Analizaré cada aspecto por separado.

Urano entra en Tauro

Un asunto de gran importancia que veremos en este año es que Urano, el revolucionario de los cielos, sale del signo de Aries, donde transita desde hace unos siete años, y entra en territorio de Tauro. Será un primer aviso, puesto que a finales de año, Urano retorna brevemente a Aries. Pero que nadie se engañe, la energía de cambio que acompaña a este planeta se va a instalar en la vida de los nativos de Tauro para muchos años y tendrá implicaciones para todos nosotros. En concreto, Urano reinará sobre Tauro entre 2018 y 2026.

La energía de Urano en Aries era eruptiva y violenta y se puede relacionar, en parte, con la reciente crisis económica mundial y sus consecuencias. No en vano Urano también estaba en Aries durante la crisis de 1929.

En cambio, cuando entre en Tauro, gran parte de la fuerza violenta de este planeta parecerá diluirse, pero no desaparecerá. Es posible que algunos líderes que han surgido en este tiempo, gracias a la crisis, comiencen a perder protagonismo.

Como ya expliqué en otro artículo, el movimiento de Urano en Tauro afectará a la economía mundial creando un efecto disruptivo que todos vamos a notar más pronto que tarde. Además, la Tierra está dando señales claras de que estamos entrando en una fase más complicada para nuestra supervivencia, tanto por el incremento de las temperaturas, como por la explosión demográfica, que nos llevará hasta cerca de 9 mil millones de habitantes en 2030.

El conflicto no será visible totalmente en este año, pero las primeras señales evidentes sí que saldrán a la luz para aquellos que quieran verlas.

Eclipses

Este año tendremos cinco eclipses, frente a los cuatro que suelen ser habituales. Los eclipses son momentos de “reset” planetario, en los que las energías caen a cero. En un momento en que se pueden realizar transformaciones o bien se sufren crisis, personales y sociales.

Los eclipses de 2018 serán:

  • 31 de enero. Lunar, total, en el signo de Leo.
  • 15 de febrero. Solar, parcial, en Acuario.
  • 13 de julio. Solar, parcial, en Cáncer.
  • 27 de julio. Lunar, total, en Acuario.
  • 11 de agosto. Solar, parcial, en Leo.

Los eclipses solares de febrero y julio dejarán caer su sombra en el extremo sur de planeta, afectando el primero principalmente a Argentina, aunque sin grandes consecuencias. Pero el eclipse del 11 de agosto me preocupa, ya que su sombra se verá sobre zonas de Estados Unidos, Canadá, Rusia y en la Península de Corea.

Ya tenemos la experiencia del eclipse que tocó Estados Unidos en 2017 y los conflictos y catástrofes vividos en esa zona y aledaños (México y el Caribe). Haré un análisis más detallado cuando se aproximen esos acontecimientos, pero baste decir que hay que esperar malas noticias esas regiones del mundo, especialmente en Rusia y Corea.

En un plano individual, los eclipses abundan en el eje Leo-Acuario, lo que indica que serán estos los signos que más cambios van a experimentar a lo largo del próximo año (además de Cáncer, en menor medida). Estos detalles los explicaré en el artículo dedicado a revisar el próximo año, signo a signo.

Júpiter y Saturno

El gran benéfico de los cielos, Júpiter, transitará casi todo el año por Escorpio, ayudando a los nativos de este signo a expresar mejor su energía y abriendo nuevas oportunidades para ellos. Todos sentiremos la energía expansiva de Júpiter en la zona escorpiana de nuestra carta natal.

El 8 de noviembre de 2018, Júpiter entra en territorio de Sagitario. Después de unos años bajo la órbita del austero Saturno, a los arqueros del zodiaco les vendrá muy bien recibir a Júpiter en sus dominios, como ya veremos.

Saturno, en cambio, permanece en Capricornio durante todo el año (y algún tiempo más). Esto son buenas noticias para los nativos de este signo, puesto que Saturno les anima a seguir adelante con sus sueños y su ambición. Capricornio es un signo que dará mucho que hablar, por muchos motivos, en los tiempos que vienen. De momento, Saturno trae una dosis de disciplina y seriedad a sus empeños que será muy útil cara al futuro.

En resumen, 2018 es un año que anticipa grandes cambios que están en camino. Los primeros movimientos serán convulsos, pero es el aviso necesario para que despertemos. Y digo lo mismo de siempre: las cosas sólo mejorarán si nosotros, cada uno en su lugar, pone de su parte para que se dé ese crecimiento. En caso contrario, el cambio se dará, pero en contra de nuestros intereses. No nos van a regalar nada.

Tirada de la Luna

Como cada año te propongo una tirada de cartas exclusiva para que empieces 2018 con un consejo del Tarot. Pero este año más que una tirada, te regalo dos: una básica para aquellas personas que están empezando a manejarse con las cartas y otra más avanzada, para quienes quieren ir más allá en su aprendizaje.

El tema de este año será la carta de la Luna, el Arcano número 18 del Tarot, así que me he inspirado en el tema lunar para desarrollar estas dos tiradas.

Versión Básica

La Tirada Básica de la Luna está compuesta por sólo cuatro cartas, a las que opcionalmente puedes añadir un significador en el centro de la misma. El significador es una carta que representa al consultante.

Puedes escogerla de una de estas dos formas:

  • Piensa en ti y, barajando las cartas, extrae sin mirar, una del mazo. Esta carta será tu significador y puedes ubicarla en el centro e interpretarla como un consejo general para el año que empieza.
  • O bien, elige una carta que te represente. Puede ser tu Carta Personal o bien puedes extender todas las cartas boca arriba sobre la mesa y elegir aquella que te llame la atención o con la que te puedas identificar.

Para realizar la tirada puedes optar por usar solamente los Arcanos Mayores o toda la baraja, según sea tu nivel de conocimiento. Así que una vez hayas elegido tu significador (que como digo no es obligatorio) procede con el resto de la tirada de la manera habitual: mezcla el mazo completo y piensa en el año 2018.

A continuación, extrae una carta para cada posición en el orden que se indica y concentrando tu mente en su significado:

  1. Luna Nueva. El mundo espiritual, conocimiento, estudios, aprendizaje interior, etc.
  2. Primer Cuarto Lunar. El mundo material, dinero, trabajo, etc.
  3. Luna Llena. Tus proyectos, posibilidades de éxito.
  4. Último Cuarto Lunar. Las relaciones, el amor o la familia.

Te recomiendo que anotes las cartas que han salido en cada posición y escribas una breve interpretación de cada una. A lo largo del año, puedes revisar lo que has interpretado y ver si se relaciona con tus experiencias. De este modo, aprenderás a mejorar tus lecturas futuras. ¡Suerte, y a practicar!


Versión Avanzada

La Tirada Avanzada de la Luna se realiza con ocho cartas y te recomiendo que emplees para ella todo el mazo del Tarot (arcanos mayores y menores). Puedes usar, si lo deseas, una carta como significante en el centro de la tirada.

La Tirada Avanzada es similar a la Básica, pero he añadido cuatro cartas más, que se intercalan entre las anteriores. Este es el significado de cada posición:

  1. Luna Nueva. El mundo espiritual, aprendizajes profundos.
  2. Cuarto Creciente. Obstáculos que puedan surgir y cómo vencerlos.
  3. Primer Cuarto. El mundo material, dinero, trabajo.
  4. Luna Gibosa. Aquello que ayuda, aliados, amigos.
  5. Luna Llena. Consejo acerca de nuestros proyectos y posibilidades de éxito.
  6. Luna Diseminada. Comunicación, cómo hacer oír tu voz.
  7. Último Cuarto. Relaciones, amor y familia.
  8. Luna Balsámica. Salud, regeneración o curación.

Estas posiciones reflejan las fases del ciclo lunar de acuerdo con la astrología. Como puedes ver, se trata de una forma más sutil de entender la energía lunar que las cuatro fases que habitualmente conocemos.

Si quieres saber algo más de la Luna como carta del Tarot, haz clic aquí.

2018 El año de La Luna

La Luna, el arcano número 18 del Tarot nos puede servir como referencia para este año 18 del siglo XXI. La Luna es una carta muy interesante y compleja, puesto que expresa un conjunto de símbolos que conecta con diversos aspectos de la realidad.

La Luna, como arcano, está presente en los primeros Tarots, como el Visconti-Sforza, creada posiblemente a comienzos del siglo XV. En el Minchiate, una baraja similar al Tarot que data de la misma fecha, aproximadamente, podemos verla como parte de las cuarenta cartas que componen sus arcanos mayores. Pero estas representaciones primitivas, contienen poca información acerca del significado pleno de la Luna.

Tendremos que esperar al Tarot de Marsella para comenzar a ver el símbolo lunar dotado de toda su complejidad. Aquí se nos presenta un escenario con varios espacios, varios niveles de conciencia. En la parte inferior tenemos una zona cubierta con agua, un estanque o un lago y sobre ella flota un ser que interpretamos como un cangrejo. Este ser es la representación clara del signo de Cáncer, al cual está asociado este naipe.

El cangrejo flota sobre el agua, que es el inconsciente, y no tenemos ningún motivo para pensar que se va a mover de ahí. La zona inferior de ese territorio emocional es agreste, asociada al inconsciente colectivo, mientras que la superior está delimitada, porque ahí comienza la conciencia. A partir de esa zona superior del estanque, comienza el “yo” estructurado.

En cambio, si miramos un Tarot posterior, el Rider-Waite, vemos cómo el cangrejo comienza a salir de su territorio natural y quiere internarse en la tierra. El simbolismo lunar tiene algo de esto. La Luna es la matriz en la que algo puede crecer, protegido, antes de salir al mundo físico. Puede ser una persona, puede ser una idea o un proyecto. Todo precisa de ese tiempo de maduración, en la que el proyecto nada en las aguas de la emoción, en contacto con los sueños, nutrido por la madre esencial. Es un tiempo de protección antes de su realización.

Pero nuestro cangrejo ya ha decidido que puede dar sus primeros pasos en el mundo visible, en el mundo del “yo”. Ahí se encuentra la primera prueba: el camino que conduce a las montañas (el Despertar), está flanqueado por el perro y el lobo. Lo familiar y lo salvaje: la parte que en la que buscamos ser aceptados y queridos; y la parte que surge de lo profundo y nos conecta con la naturaleza esencial. Es una puerta que todos debemos traspasar. ¿Quieres ser perro o lobo? ¿Quieres que te amen, ser parte de la familia, ser parte de tu cultura, nacer una vez? ¿O prefieres ser libre, prefieres un camino que a veces es solitario, nacer dos veces? ¿Y por qué elegir? ¿Por qué no se puede ser un poco de ambos lados?

Desde la conciencia del “yo”, podemos seguir hacia la supraconsciencia. Eso no implica renunciar al mundo, sino vivir en él con los ojos plenamente abiertos.

Más allá del perro y el lobo (en el tarot marsellés son apenas dos perros), la carta del Rider-Waite nos presenta dos torres, que bien pueden ser los confines de una ciudad. Esto tiene sentido, porque lo que se observa más allá son las montañas, el lugar del conocimiento hacia el que nos lleva el camino tortuoso del aprendizaje vital. Es decir, que estamos entre el espacio urbano, que es lo ordenado, lo seguro, lo conocido, y el mundo que está más allá, inseguro, peligroso.

A veces hay que huir de la ciudad en busca de las montañas.

La Luna brilla porque refleja la luz solar. Es engañosa hasta cierto punto, es variable como lo son las emociones humanas. Pero más allá de ser un buen espejo, la Luna tiene entidad propia. ¿Somos capaces de ver las cosas como son, o nos conformamos con el reflejo engañoso que nos quieren proyectar sobre ellas? ¿Nos dejaremos llevar por un mundo cada vez más emocional (en el peor sentido de la palabra), más irracional e histérico, un mundo donde las turbas deciden a través de las redes sociales? ¿O aprenderemos a usar mejor las emociones, a pensar antes de ladrar, a sentir mejor, a tener más amor y menos nieblas mentales?

La Luna es una de las cartas que con más claridad hablan de un camino evolutivo, de darnos cuenta, de descubrir que el camino no es lineal, que tiene puertas y pruebas, y que ni siquiera el final de la ruta es un auténtico final. Porque si subes a las montañas para alcanzar la Luna, sólo descubres que la Luna sigue siendo tan inalcanzable como al principio. Lo que cuenta entonces no es la meta, porque no vas a llegar a ella; lo que cuenta es el camino: lo que aprendes, la manera en que te fortalece, y las magníficas vistas desde lo alto.

Nunca antes la humanidad ha estado tan arriba, y sin embargo, nunca antes hemos corrido tantos riesgos.

Lo malo es que no estamos eligiendo bien. Lo bueno es que podemos elegir mejor.

La Luna en Un Viaje por el mundo del Tarot, audio de Octavio Déniz:

Ir a descargar

El cielo en diciembre – Horóscopos para todos los signos

Diciembre viene repleto de acontecimientos. Parece que este 2017 se despide por todo lo alto, con una gran cantidad de sucesos astrales que van a tener una influencia muy directa en todos nosotros. Como hay tanto, voy a destacar lo más relevante.

El día 20 de este mes se produce un cambio muy importante en los cielos. Saturno abandona el signo de Sagitario y entra en su territorio natural, que es Capricornio. Llevaba tres años ahí, así que todos los Sagitario han tenido tiempo de sobra para sentir su poder. Saturno pone límites, crea estructuras, y ha sido un maestro severo para los arqueros del zodiaco. En cambio, Capricornio va a recibir a Saturno con los brazos abiertos. Es su mentor y con él, las cosas van a empezar a rodar muy bien en los próximos tres años. Todos notaremos este cambio de un modo muy profundo.

Los primeros días del mes, la energía viene muy activa y tendremos ganas de resolver temas pendientes, pero puede haber cierta precipitación. Mercurio estará actuando con cierta malicia, lo que hace que los diálogos, los viajes o los proyectos anden un poco torcidos. Pero a partir del 20 y sobre todo cara al final del año, la energía se volverá mucho más tranquila y positiva.

A continuación puedes leer la información relativa a tu signo solar y ascendente, si lo conoces.

Aries

Cuidado con la manera en que empiezas este mes, porque vienes pisando muy fuerte y alguien se puede rebelar contra ti. Tu ánimo se va a ir pacificando a medida que avancen los días, y en las últimas semanas del año vas a sentir cómo se mueve un tema de trabajo que quizá estaba en el aire. Vienen tiempos muy buenos para tu vida laboral, y la fiesta no ha hecho más que empezar. Los viajes a lugares lejanos no son muy recomendables entre el 3 y el 23 porque puedes sufrir algunos retrasos, pero nada será demasiado grave.

Tauro

Están cambiando muchas cosas para ti, Tauro. Algo se mueve en el terreno de los sentimientos, la pareja y el trato con socios o personas muy cercanas. Quieres abrirte más y lo haces ahora que Júpiter se coloca frente a tu Sol natal. Este proceso de cambio durará un año, así que aprovecha para renovar amistades, amores y relaciones comerciales o laborales. Ahora sentirás que por fin todo se mueve en tu vida. La entrada de Saturno en Capricornio muestra un tiempo en el que te tomas en serio tus reflexiones, estudios, escritos o viajes. Algo importante viene de lejos, y puede estar revestido con los ropajes de un maestro.

Géminis

Estás de suerte, Géminis. Liberarte de cargas, responsabilidades y cosas del pasado es algo que necesitabas. Con el movimiento de Saturno que se va a dar el día 20, lo vas a lograr. Tú necesitas sentirte libre como el viento, y ya es hora de hacer un cambio. El trabajo va bien, e irá mejor, con mucha energía y oportunidades que se abren donde menos lo esperas. A principios de mes hay un asunto de amor o de amistad que puede ser intenso, para bien o para mal. Y ten cuidado con malentendidos con pareja o socios entre el 3 y el 23. A finales de año surgirá un nuevo proyecto de trabajo, un sueño que desearás hacer realidad en 2018.

Cáncer

Viene un cambio muy importante, Cáncer, y es sólo el anticipo de cómo se va a renovar tu vida en los próximos meses. De momento tienes la entrada de Saturno en la zona de la pareja y las relaciones importantes. Esto pueden ser buenas o malas noticias, dependiendo de tu situación y de lo que estés buscando en la vida. Si tienes una relación que funciona bien, es muy probable que todo se eleve a un nuevo nivel de compromiso y estabilidad; pero si las cosas no funcionan, quizás sea el principio de un enfriamiento y alejamiento necesarios. En caso de que no tengas pareja y desees tenerla, es posible que veas bajo otra luz a una persona de mayor experiencia que quizá ya estaba en tu vida, alguien que va a suponer un reto de madurez para ti. Esto es válido también para socios comerciales. Como te digo, esto es solo el inicio de muchas cosas. Se te va a pedir que salgas de tu zona de confort, y eso te cuesta, pero es un paso necesario para que empieces a saborear la felicidad.

Leo

Vienen cambios, Leo, pero no serán este mes. 2018 te traerá muchas cosas que tienes que ver y trabajar, pero por ahora parece que estás en un remanso de paz. El amor y la familia son temas importantes en la primera mitad de diciembre. Quizá un escarceo romántico se complique un poco entre el 3 y el 23, pero será un contratiempo menor. En general estás entrando en una etapa seria de trabajo, y lo vas a notar durante todo el año próximo: trabajo interior y trabajo como medio de ganar dinero. Descansa este mes, porque necesitarás toda la energía disponible.

Virgo

Entre el 3 y el 23 tu regente Mercurio anda en movimiento retrógrado (hacia atrás), así que no es buen momento para hacer proyectos o programar viajes complicados. Las relaciones con hermanos, amigos o familiares cercanos pueden ser muy provechosas este mes, pero ten cuidado por un tema de dinero que se puede poner al rojo vivo justo al iniciar diciembre. Si puedes mantener el orden (y tú sabes hacerlo como nadie), a final de año vivirás momentos muy agradables con la familia o con alguien especial. Este no ha sido un gran año para Virgo, pero si reflexionas sobre lo que has aprendido, sin duda comenzarás 2018 con una energía renovada.

Libra

Has tenido un buen año, Libra, y parece que ahora estás con el cansancio de fin de fiesta. Marte te puede traer algún pequeño conflicto con una persona cercana, pareja o socio a principios de mes, pero con algo de diplomacia, lo resolverás. Ahora es un tiempo de reflexión. ¿Qué te ha traído este año? Si miras hacia atrás, es probable que hayas adquirido una nueva comprensión, o que hayas reclamado algo que considerabas justo, o que tu negocio haya dado un paso adelante. Para cada cual, Júpiter ha traído un regalo. Ahora Júpiter se ha ido, pero se ha movido hacia tu zona del dinero, así que no quiero ni una queja. La familia te reclama. Disfruta y carga las pilas para el nuevo año.

Escorpio

La energía de Júpiter sigue contigo y lo hará durante casi todo 2018, pero este mes, tiendes a sentir algo de tensión, o quizás buscas resolver los problemas de un modo poco diplomático. Cierto nerviosismo o apresuramiento está relacionado con Marte en tu signo. A finales de mes, esta energía se puede transformar en un momento de pasión o romanticismo con alguien muy interesante. Pero en la primera mitad, deberías tomártelo todo con más calma. Estás en un momento muy bueno. Y será mejor. Créeme. Paso a paso.

Sagitario

Saturno se va de tu signo y esto era algo que estabas esperando desde hace tiempo, porque es una energía que no es muy de tu agrado. Tantos límites, complicaciones, puertas cerradas y quizás problemas de salud eran demasiado para ti. Ahora bien, si has aprendido sus lecciones, aceptando limitaciones y poniendo en orden todos los temas prácticos, Saturno habrá sido un gran maestro para ti. Sería positivo que reflexionaras acerca de este año y todo lo que ha sucedido. ¿Qué deberías cambiar? ¿Qué has hecho bien? Habrá algunos retrasos entre el 3 y el 23 con la retrogradación de Mercurio, pero por lo demás, a partir del 20 ya vas a notar un gran alivio. Todo va a ir mejor.

Capricornio

¡Por fin llegan grandes noticias para Capricornio! El día 20 tu regente, Saturno, viene a hacerte una visita y estará contigo durante unos años. Ahora sí que espero que te pongas a funcionar a pleno rendimiento, porque todo te viene a favor. Tus ambiciones están bendecidas y puedes conseguir mucho con menos esfuerzo de lo habitual. Tus amigos te ayudan a abrirte al mundo, y tu nombre, tu marca o tu proyecto se puede expandir o crecer. No sólo tienes al Sol visitando tu signo, sino que Venus te trae momentos de placer. Aunque es cierto que Plutón no se va a ir de tu horizonte en mucho tiempo, ahora comienzas una etapa muy buena para ti. Toma impulso y adelante.

Acuario

Estás en tiempo de cambios, Acuario, y seguirás con mucho movimiento durante el próximo año. Este mes te obliga a mirar hacia el interior y hacia las personas con las que te relacionas. Puede haber un contratiempo o un retraso en un tema con amigos entre el 3 y el 23, pero no deberías perder los nervios, ya que se resolverá. Laboralmente estás empezando a crecer y este mes sientes el deseo de preparar algo grande para el nuevo año. Tienes mucha energía y una visión interior que será necesaria para los movimientos que vienen. A final de año puede surgir una buena oportunidad económica o laboral. Plantéate qué quieres cambiar en tu vida, porque el nuevo año te dará oportunidades de renovación que no se dan con frecuencia.

Piscis

El año acaba bien para ti. Hay una gran dosis de paz en tu interior y algunos momentos muy intensos que te harán sentir emociones profundas. El día 3 te viene una energía muy positiva de tu regente Neptuno en trígono con Júpiter. Sentirás que vienen ideas, que te rodeas de personas de origen lejano o de experiencias que resuenan con tu corazón. Esto se volverá a producir el 28, en el conectarás muy fuerte con un hombre o con una persona muy activa y estimulante. En general tus proyectos van hacia delante. Tienes la mirada puesta en algo lejano, pero que en tu corazón está siempre cerca.

2020 El camino hacia el cambio (3) – El amanecer

Considero que el acontecimiento más importante que vamos a vivir en 2020, un acontecimiento que tendrá eco en tiempos venideros, tiene que ver con un ciclo que llevo estudiando desde hace mucho tiempo y que se relaciona con los dos planetas “sociales” de la astrología.

Júpiter y Saturno eran, desde antiguo, los planetas más lentos conocidos por el ser humano. Recibían el nombre de “cronocratores”, que significa literalmente “gobernantes del tiempo”. Desde hace miles de años, los astrólogos del pasado y del presente, venimos observado que cuando Júpiter y Saturno se encuentran en el cielo, auguran grandes movimientos sociales.

El ciclo de los cronocratores tiene dos partes:

  • Una de corto recorrido, que se produce cada 20 años, cuando los dos planetas se encuentran en el cielo (conjunción).
  • Estas conjunciones se repiten en el mismo elemento (fuego, tierra, aire o agua) durante 200 años aproximadamente, para luego cambiar a otro elemento. Entre cada ciclo de 200 años se da una interfase de unos 20 ó 40 años en los que estamos a caballo entre una energía y la siguiente.

Es decir, que Júpiter y Saturno hacen conjunción cada 20 años en un signo determinado, que pertenece a un elemento concreto. Estas conjunciones se repiten durante dos siglos en ese mismo elemento, formando ciclos que están impregnados de la energía de ese elemento.

Pues bien, como ya habrás imaginado, ahora mismo estamos en un cambio de ciclo. En 1802 empezamos un período de energía tierra que llegó hasta el año 1980. En ese momento, la conjunción de los cronocratores cambió hacia el elemento aire. Pero en el siguiente encuentro, en el año 2000, se volvió brevemente a la tierra (la interfase). La próxima conjunción, en 2020, se dará en el elemento aire, y se seguirá produciendo dentro de la energía de aire durante casi dos siglos.

Para que se entienda más fácilmente, puedes ver la alternancia de ciclos en el gráfico adjunto.

¿Qué significa el cambio de la energía de tierra a la de aire?

La tierra se relaciona con todo aquello que es sólido. En el plano económico, es el capitalismo financiero, la industria pesada, las empresas que manejan objetos tangibles, los combustibles fósiles, el dinero contante y sonante. También la agricultura y las industrias extractivas (minería, pesca). Socialmente nos muestra un colectivo regido por normas, donde los cambios son lentos pero significativos. Esa es la visión del mundo que nos ha dominado durante los últimos dos siglos.

La energía del aire se relaciona con el dominio de la mente, la comunicación y el movimiento. El primer atisbo de lo que sería la energía del aire la tuvimos entre 1980 y el año 2000. Es la época en que la informática se populariza, cuando surge Internet y es el período en el que las energías alternativas demuestran que pueden ser una alternativa a un petróleo cada vez más caro y escaso. Los cambios sociales son evidentes y muy veloces, como la caída del muro de Berlín o diversos movimientos sociales y de conciencia.

Este impulso siguió durante el breve retorno a la energía de tierra entre 2000 y 2020, pero este período vino marcado por muchas dudas en cuanto a lo que significa la globalización y el lado más oscuro de las tecnologías. Estamos, por decirlo de alguna manera, a contrapié. La crisis económica ha hecho que muchos se replanteen la forma en que se está construyendo el mundo y esas dudas van a ser más contundentes en el período que comienza. La apertura del mundo está creando problemas de inmigración y brotes de xenofobia. También este período empieza a dar señales del declive de la potencia que emergió durante el ciclo de tierra: Estados Unidos.

Lo que parece seguro es que a partir de 2020 comienza una era de doscientos años que puede llevar a cambios muy profundos. Y sólo estamos empezando.

La realidad “tangible” va a ser cada vez menos sólida. El dinero físico va a desaparecer y desde luego, el mundo de la información y la tecnología van a sufrir un avance que todavía no podemos ni imaginar. Además, cada vez parece más cercana la posibilidad de descubrir vida fuera de nuestro planeta (al menos vida microbiana en nuestro sistema solar), un acontecimiento que modificará la conciencia humana. Todo eso si no nos autodestruimos como especie, cosa que tratándose del ser humano nunca se puede descartar.

Estamos, pues ante las puertas de una era diferente, pero no necesariamente buena, ni mala. El aire nos puede impulsar a otros mundos, reales o virtuales. Pero también vemos cómo nuestro planeta, nos empieza a tratar como a parásitos peligrosos. Paradójicamente, durante estos dos siglos de energía tierra, hemos maltratado a nuestro planeta, lo que me hace pensar si seremos capaces de extraer lo mejor de la energía del aire, o simplemente nos introduciremos cada vez más en mundos virtuales que acaban siendo cárceles reales.

Muchos de nosotros sólo veremos el inicio de este nuevo ciclo, pero los que vienen detrás, serán los protagonistas de una nueva forma de vivir, en un mundo que se escapa a nuestra imaginación.

Soy consciente de que los titulares que anuncian brillantes “nuevas eras”, o por el contrario, catástrofes de todo tipo, venden bien. Apelan a los sentimientos: al deseo de algo mejor, o al miedo a lo peor. Pero yo creo que lo mejor o lo peor depende de nosotros. No creo que ningún “rayo cósmico” nos salve de nosotros mismos. Sería un alivio, pero sería inmerecido. Creo que tenemos la capacidad de hacer las cosas bien, pero tenemos que querer hacerlas bien.

La energía disponible no cambia nuestra conciencia, sólo nos da oportunidades que podemos aprovechar. O no.

¿Estamos preparados para aprovecharlas?