The tendrils of the vine – In Gowan Ring

He visto al ruiseñor
cantando libre bajo la luz de la luna.
El ruiseñor no sabe
que le espío desde arriba.

Se interrumpe a veces.
Inclina su cabeza,
como si escuchara dentro de sí mismo,
durante el tiempo en que una nota decae.

Luego, estirando su garganta,
retoma su canción con todo su ímpetu.
Su cabeza vuelta hacia arriba.
La imagen de la desesperación amorosa.

Él canta sólo por cantar.
Canta cosas tan hermosas,
que ya no sabe lo que fueron,
ni lo que quieren decir.

Pero aún puedo escuchar,
a través de las notas melancólicas
el sonido de una flauta, los trinos temblorosos y cristalinos,
en claros y vigorosos lamentos.

Aún puedo escuchar la primera,
la inocente y asustada canción del ruiseñor,
atrapado en medio
de los zarcillos de la vid.