Júpiter y Plutón nos animan a recuperar el poder

En este año 2020, en el que no faltan acontecimientos astrales de gran importancia, Júpiter entra en juego con una serie de tres conjunciones a Plutón, que van a dominar los cielos entre abril y noviembre.

Para entender dónde estamos, vamos a hacer una recapitulación acerca de dónde venimos. En enero, Saturno y Plutón tuvieron su encuentro en el signo de Capricornio, marcando un inicio de año muy tenso. Para muchas personas y a nivel planetario, esta unión planetaria significó un golpe de realidad, pero también una llamada a la acción, a tomar decisiones, a trazar un plan. Saturno y Plutón nos animan a “ponernos serios”, a reconocer los límites de nuestro poder, pero también nos dice que el poder que otros ejercen sobre nosotros, debe ser limitado.

Para muchas personas, ese fue el inicio de un ciclo donde empezaron a ser conscientes de su fragilidad y de la fragilidad del mundo en que vivimos.

Ahora es Júpiter quien se une a Plutón (Saturno se aparta un poco, aunque no anda lejos) y nos brinda la otra cara de la moneda. Si Saturno nos hablaba de cómo limitar y estructurar nuestro poder personal, para que fuera más efectivo, para que estuviera mejor enfocado, Júpiter señala la capacidad de emplear ese poder para hacer crecer algo. Primero viene la estructura, luego lo que podemos hacer dentro de ella.

Para aquellos que recelen de Saturno, el creador de estructuras, hay que aclarar que éstas son necesarias para que las cosas puedan crecer de un modo ordenado y capaz de dar frutos. Pero como no sólo de estructuras vive el hombre, o la mujer, necesitamos el empujón de Júpiter para llenar de contenido y de entusiasmo cada proyecto.

Como estos planetas se encuentran en Capricornio (entre los grados 22 y 24), hay que esperar que la ambición y los deseos de crecer sean la tónica en cada uno de los encuentros planetarios. Todos estaremos con ánimo de mejorar, de recuperar o fortalecer nuestro poder personal, teniendo iniciativas y sacando recursos e ideas de la parte más profunda y auténtica de nuestro ser. Como ya he dicho que Saturno está cerca, y a fin de cuentas, Saturno es el patrón de Capricornio, esta búsqueda está limitada por los recursos disponibles y por deseos de tipo realista. No son tiempos de expandirnos, pero sí de crecer hacia el interior, de valorar lo que somos, la vida que tenemos, nuestra salud.

Algunas personas descubrirán en este ciclo qué es lo que desean hacer, en contraposición a lo que los demás desean que hagan. Más que buscar validación externa, ahora tenemos la oportunidad de descubrir realmente cuál es nuestro camino, el propósito interno que debe guiarnos en este año turbulento.

Pero también habrá quien se pierda en su propio laberinto. Este tiempo de pruebas que estamos viviendo nos muestra nuestra cara luminosa, y también la cara oscura. Los que estaban sin un plan, sin una idea, pueden sentirse frustrados. Quieren crecer, pero ¿hacia dónde?

La idea precede a la acción. Dentro de poco habrá una liberación de energía, un momento para poner los cimientos del resto de nuestras vidas. Pero si no sabes lo que quieres ¿qué clase de cimientos vas a poner? Este es el tiempo de trazarse metas, de pensar en el siguiente paso. Dar valor a la vida, a la salud, a las relaciones que merecen la pena, a los empeños que nos ayudan a crecer.

Si con este “reset” planetario no has entendido la lección, es que no hay nada que te pueda despertar. Recupera el poder desde la conciencia y desde el corazón. ¡Despierta!

Las fechas de este triple encuentro son las siguientes:

  • 5 de abril de 2020, a 24 grados Capricornio
  • 30 de junio, en el mismo grado, sólo que con ambos planetas retrógrados (tiempo para reorganizar la estrategia)
  • 12 de noviembre, en el grado 22 de Capricornio (donde ambos se liberan y Júpiter se dirige al trascendental encuentro de diciembre con Saturno ).