Saturno y Plutón marcan un momento de gran tensión

Después del eclipse lunar del día 10 de enero, 2020 se estrena con fuerza gracias a la conjunción (unión aparente en los cielos) de dos pesos pesados del firmamento.

Saturno y Plutón se encuentran en los cielos el 12 de enero y este es un acontecimiento que se repite cada 35 años (aprox.), en distintos signos del zodiaco. En este momento, ambos cuerpos se encuentran en territorio de Capricornio, que es el signo que está bajo la regencia de Saturno, lo cual añade más potencia al encuentro. Para remontarnos a la última conjunción de Saturno y Plutón en Capricornio, debemos viajar en el tiempo nada menos que hasta el año 1518. Así que es fácil entender que nos encontramos en territorio desconocido para todos nosotros.

Si revisamos las últimas conjunciones de Saturno y Plutón (en otros signos) durante el siglo XX, destacaría los siguientes acontecimientos:

  • 1982 (en Libra). Pequeña crisis económica en Estados Unidos. Primera referencia al virus del SIDA y primer virus informático. Guerra de las Malvinas.
  • 1947 (en Leo). El mundo se recupera de la Segunda Guerra Mundial. Comienzo de la Guerra Fría. Persecución contra el comunismo en Estados Unidos y dura represión en la Unión Soviética. Primeras referencias a los “platillos volantes” y primera vez que se usa el término “computadora”.
  • 1914-15 (en Cáncer). Estalla la Primera Guerra Mundial. Poco después se originó la primera pandemia global, la mal llamada “gripe española”.

Como la acción de estos planetas es lenta, no tiene por qué suceder nada el día 12. Pero sí hay que observar todo lo que ocurra en fechas venideras y durante todo este 2020. Sin quitar el ojo a las recientes tensiones entre Estados Unidos e Irán (de las que ya hablé hace un mes), así como a posibles noticias sobre epidemias o nuevas enfermedades.

En el terreno colectivo, este movimiento se relaciona directamente con el poder, con aquellos que lo ejercen, y también con la manera en que se ejerce. Según algunos astrólogos, con los que coincido, esta conjunción rige a los grandes organismos mundiales (ONU, OTAN, UE, etc) y es de esperar que estos centros de poder intenten imponer nuevas normas sobre la población. Pero también que entren en crisis internas. Habrá dudas sobre la legitimidad de ciertos gobiernos o estamentos internacionales.

Tanto el Sol, como Mercurio y el asteroide Ceres, forman parte de esta reunión planetaria. Lo que me hace pensar en grandes actos de propaganda relacionados con el cambio climático, con normas de comercio mundial, o con la alimentación. Pero que nadie se engañe: el objetivo final no será mejorar las vidas de las personas, ni dejar un planeta mejor a los que nos sucedan. El objetivo final consiste en enriquecer aún más a unos pocos. No olvidemos que el mejor esclavo es el que se cree libre.

Por supuesto, este movimiento planetario coincide con el Brexit, que traerá bastante zozobra tanto a la Unión Europea como al Reino Unido. Y como Plutón anda en danza, es de esperar que se den algunos momentos abruptos, brotes de violencia o nuevas formas de enfermedad a nivel global. Los tiempos no están para grandes imposiciones y ya hay muchas personas que son críticas con la forma en que se nos martillea con determinadas noticias, mientras otras se esconden.

En el plano individual, la conjunción de estos dos planetas se relaciona con una poderosa inmersión en nuestra sombra. Para algunas personas será un momento de catarsis, un movimiento sísmico que les obligará a reconocer en qué manera están limitando su vida, su poder y su capacidad de regenerarse y cambiar.

El cambio es algo inevitable, y cuando decidimos no mirar hacia el interior, hacer oídos sordos a los síntomas o a las señales, la vida nos golpea para que abramos los ojos y reconozcamos dónde estamos, qué es lo importante y hacia dónde hay que moverse.

Todos notaremos con fuerza esta conjunción, sobre todo quienes tienen al Sol, la Luna o el ascendente en las cercanías del punto celeste donde se produce la reunión, que son los 22 grados de Capricornio.

Por signos solares, los Capricornio (especialmente los nacidos entre el 11 y el 13 de enero), van a estar en el ojo del huracán. También será un tránsito muy desafiante para Aries (especialmente los que cumplen años entre el 11 y el 13 de abril), para Cáncer (especialmente los nacidos entre el 13 y el 15 de julio) y para Libra (especialmente los que cumplen años entre el 14 y el 16 de octubre). Y será intenso, pero estimulante, para Escorpio y Piscis, así como para Tauro y Virgo.

Lejos de tener miedo, pienso que debemos afrontar estos movimientos con el espíritu de renovar nuestra vida, de soltar lo que ya no sirve. Y sobre todo, de entender que el poder no es algo que debamos ejercer sobre los demás, sino sobre nosotros mismos.

El verdadero poder consiste en ser humilde para cambiar cuando es necesario. Consiste en actuar con generosidad y sin miedo a la carestía. Consiste en ser amorosos para cerrar viejas heridas. Consiste en ser ecuánimes y también consiste en atreverse a saber. Sólo con esas premisas se construye algo mejor.