Una mirada astrológica a 2019

No nos podemos engañar, 2019 va a ser un año tenso, donde no abundarán los momentos de calma o las facilidades. Tenemos cinco eclipses en tres ciclos que se producirán en enero, julio y diciembre. También está el fortalecimiento de las tensiones en la zona capricorniana de nuestra Carta Astral, así como las conexiones entre Júpiter, Saturno y Neptuno. Y por último, Urano efectúa por fin el cambio de signo que ya venía anunciando desde mayo de 2018, entrando definitivamente en Tauro.

Pero vamos por partes.

Durante gran parte del año estaremos bajo el influjo de una cuadratura entre Júpiter y Neptuno. El primer planeta se mueve por Sagitario, mientras que el segundo sigue su interminable viaje por los terrenos de Piscis. La cuadratura entre ambos cuerpos no es precisamente una buena influencia para algunas personas, especialmente para aquellos que tengan dificultad para anclarse en la tierra. De hecho, si tuviéramos que resumir su simbolismo en unas cuantas palabras clave, estas serían: negación, escapismo o falta de sentido práctico. Ahora bien, ese aspecto va a ser atenuado en parte por un sextil entre Saturno y el mismo Neptuno.

Estos dos planetas manifiestan una segunda derivada del tema. Ciertamente, durante este año veremos a bastantes personas perdidas en sus sueños o en proyectos que no conducen a ninguna parte. Pero por otra parte, la oportunidad de asentarnos en la realidad, de construir algo positivo basado en la inspiración y en el sentido práctico, es algo que es posible si se desea. Quizá no sea momento para invertir por una corazonada o para involucrarse en una relación basada únicamente en sueños románticos, pero si se busca la oportunidad de hacer las cosas con un fundamento, es posible que vengan buenas ideas y que la creatividad o el romanticismo den sus frutos. Será por tanto muy importante que todos echemos un cable a tierra durante 2019, porque en caso contrario, la energía planetaria puede fundir nuestros circuitos (esto es especialmente importante para Sagitario).

Realmente, los cielos nos están preparando para algo que llevamos tiempo esperando: la reunión de Júpiter, Saturno y Plutón, que se dará en Capricornio y Acuario en 2020. Es un tema del que ya he escrito y del que habrá que seguir hablando a medida que nos acerquemos a esa fecha. Pero es evidente, desde hace tiempo, que se avecina un cambio poderoso que se viene gestando desde hace nada menos que 40 años. Como todas las civilizaciones que han sido, la nuestra también se transformará, dando paso a otros centros de poder y otras formas de organizar el mundo (ya veremos si mejores o peores).

Mientras otros están diseñando nuestro futuro según sus intereses, nosotros miramos pasar la vida como las vacas al tren.

Pero volviendo a 2019, ahora es cuando Urano, después de su pequeño paseo de retorno en Aries, se interna definitivamente en el signo de Tauro. Como ya sabrás si me sigues, estará en ese territorio durante varios años y promoverá cambios a muchos niveles. Ahora empieza de verdad la mudanza interior de Tauro, aunque los que más notarán esa influencia serán los nacidos en los primeros días del signo, o aquellas personas que tengan su ascendente entre el grado 0 y el 6 de Tauro. Para estas personas es un tiempo de revolución, donde se pierden las referencias y donde sólo cabe reinventarse. Pero a nivel global, hay una transformación económica en marcha, y para cuando el nuevo ciclo esté plenamente asentado, el mundo sufrirá cambios ahora inimaginables.

Júpiter se moverá por Sagitario durante casi todo el año y sólo a principios de diciembre se trasladará hacia Capricornio. Mientras que Saturno sigue en terrenos capricornianos, avanzando lentamente y cada vez más cerca de Plutón.

El ciclo de los eclipses se mueve desde el eje Leo-Acuario hacia la zona Cáncer-Capricornio. Y sí, ya son varias menciones al signo de la cabra, así que no te extrañará saber que los nativos de ese signo van a tener un gran protagonismo en 2019 y 2020. Para los Leo y los Acuario, se va terminando un período donde se les ha puesto a prueba, y donde han tenido que cambiar o renovarse. Esto es lo que toca ahora a Cáncer y Capricornio. Aunque hablaré de eso en un próximo artículo donde se analizarán todos los signos.

A nivel global, los eclipses tocan dos zonas del planeta muy alejadas entre sí. Por un lado, a Rusia y China, que siguen creciendo en su oposición a Estados Unidos y moviendo el eje del poder al otro extremo del planeta. La otra zona afectada es Argentina, que pese a ser la tercera economía de América Latina, sigue derrochando energía y recursos en luchas internas; así como Chile, de manera leve. Además, Brasil no estará exento de algunas complicaciones bajo la nueva presidencia. En cambio, no parece que México afronte grandes dificultades al inicio de esta nueva etapa. Así que es de esperar cierta tranquilidad dentro de la convulsión y la violencia que desgraciadamente se ha hecho habitual en el país (México será importante más adelante, pero aún es muy pronto para hablar de ello).

España y el conjunto de la Unión Europea continúan con su proceso de disgregación e irrelevancia mundial. En cuanto a Estados Unidos, a la espera de que en 2020 ocurran cosas muy serias en ese país (que en un efecto rebote, incluso podrían reforzar al presidente Trump), el lento declive, sigue.

Aún dentro de los tiempos extraños en los que vivimos (observar las redes sociales con cierta distancia, por ejemplo, nos da una idea de lo perdidos que estamos), creo que este es un buen momento para hacer una llamada a la responsabilidad individual. El mundo que vivimos es el resultado de las decisiones que todos tomamos cada día. Más que esperar milagros, nuevos gobiernos, “nuevas eras” o cambios promovidos por quién sabe qué élites, nos corresponde a cada uno de nosotros encontrar el camino correcto para vivir nuestra vida, con respeto a nosotros mismos y a lo que nos rodea.

Sin amor y sin conciencia no hay un mundo mejor. Y podemos hacerlo mejor. Tenemos una oportunidad, cada día, de hacerlo mucho mejor.

Para más información, te remito a otros artículos que he publicado anteriormente:

https://asienlatierrablog.wordpress.com/2017/11/04/2020-el-camino-hacia-el-cambio-1-urano-revoluciona-la-economia/

https://asienlatierrablog.wordpress.com/2017/11/08/2020-el-camino-hacia-el-cambio-2-quien-tiene-el-poder/

https://asienlatierrablog.wordpress.com/2017/11/11/2020-el-camino-hacia-el-cambio-3-el-amanecer/

https://asienlatierrablog.wordpress.com/2018/05/15/urano-entra-en-tauro/

2019.jpg