Urano entra en Tauro

Hoy, día 15 de mayo, se produce uno de los acontecimientos astrales más importantes de los últimos años. Urano deja (momentáneamente) el signo de Aries, donde se estaba moviendo desde 2010. Y lo hace para introducirse en los terrenos de Tauro. Esta entrada es sólo temporal, ya que se trata de un anticipo de la verdadera travesía que comenzará un poco más adelante.

Me explico. Todos los planetas tienen (desde el punto de vista de la Tierra) dos tipos de movimiento: “hacia delante” o directo, y “hacia atrás” o retrógrado. Ambos tipos de movimiento se alternan a lo largo del tiempo, de manera que se desplazan en los cielos dando dos pasos adelante y un paso atrás, por decirlo de algún modo.

Urano entra en Tauro hoy, y se moverá de manera directa hasta el 7 de agosto. En ese día, comenzará un movimiento retrógrado que le llevará de manera temporal hacia Aries. Volverá a Tauro, ya de manera definitiva en marzo de 2019 y permanecerá ahí hasta 2025.

En un plano personal, esto significa que los Tauro van a empezar a sentir a partir de ahora los cambios que Urano trae a su vida. Pero estos cambios comenzarán a manifestarse, ya de manera imparable, el año próximo. Por su parte, Aries siente un alivio momentáneo de la tensión que ha venido acumulando en los últimos años. Pero en los últimos meses de 2018 entrará en un período de resolución y de finalización de todo aquello que haya quedado pendiente o sin resolver.

En el plano social, y si echamos mano de la historia, el movimiento de Urano se refleja en todo lo que sigue a la gran crisis de 1929. El paso de Urano por Aries por aquella época coincide casi perfectamente con la crisis económica reciente que hemos vivido y que se manifiesta con fuerza en torno a 2010. La entrada posterior de Urano en Tauro hacia 1935 precipitó los acontecimientos que dieron lugar a la Segunda Guerra Mundial.

Esto no significa necesariamente que las cosas vayan a ser igual, puesto que las decisiones que se toman en cada momento pueden ser diferentes. Ahora bien, no hay que dejar de lado el auge de los totalitarismos que se produjo entonces (Hitler, Mussolini, Stalin, Franco) y que también se detecta ahora de un modo más sibilino. Aunque lo más probable es que, como ya he comentado en otra ocasión, se dé un cambio muy intenso en la economía mundial. China reclama su trono, y lo tendrá.

Urano es el gran revolucionario, el que cambia las normas, el que sorprende para bien o para mal, el que hace lo inesperado (Donald Trump es un personaje totalmente uraniano, y se nota). Así que los cambios serán inevitables para los nativos de Tauro, y se observará, de un modo u otro, en la zona Tauro de nuestra Carta Astral. En mi horóscopo mensual seguiré informando de cada paso de este gigante.

urano2