Cada día es el primero

Étienne Daho – Le premier jour du reste de ta vie

Una mañana como otras.
Una nueva apuesta.
Buscando un poco de magia
en esta melancólica inercia.

Caminando cojeando bajo la lluvia.
Jugando el papel de esta vida.
Y una tarde la cortina cae,
es la misma para todo el mundo.

Estar en pie pero a qué precio.
Sacrificando sus instintos y deseos,
los más esenciales.

Pero todo puede cambiar hoy.
Y es el primer día del resto de tu vida.
Más confidencial.

¿Por qué esperar siempre algo más bello?
¿más lejano? ¿más alto?
Y querer desenganchar la luna
cuando tenemos las estrellas.

Cuando las certezas se derrumban
en unos pocos segundos.
Saber que desde la cuna hasta la tumba
esto es difícil para todos.

Estar en pie pero a qué precio.
Sacrificando sus instintos y deseos,
los más confidenciales.

Pero todo puede cambiar hoy.
Y es el primer día del resto de tu vida.
Es providencial.

Permanecer en pie sin importar el precio.
Siguiendo sus instintos y deseos.
Los más esenciales.

Puedes explotar hoy mismo.
Y este es el primer día del resto de tu vida.
No es accidental.

Sí, todo puede cambiar hoy.
Y este es el primer día de tu vida.
Más confidencial.