Nuevos Eclipses para este mes de septiembre

Septiembre vuelve con los dos últimos eclipses del año y trae consigo bastante agitación y la promesa de nuevos comienzos. Esta es la segunda ronda de eclipses de este año, puesto que la primera ya la vivimos en marzo y abril.

Como ocurre siempre, los eclipses se producen siempre en grupos de dos o tres, asociados a lunas llenas y nuevas consecutivas. En este caso, viviremos un ciclo de dos eclipses, el primero de los cuales será solar (coincidiendo con la luna nueva del día 13), mientras que el segundo, lunar, se dará con el plenilunio del 28 de septiembre.

Me centraré ahora en el eclipse de Sol, puesto que el eclipse de Luna será objeto de otro comentario en días posteriores.

Este eclipse de Sol Parcial será visible en zonas remotas del hemisferio Sur, alcanzando el punto de máxima ocultación sobre la Antártida a las 06:55 horas GMT del día 13 de septiembre. Ahora bien, aunque el eclipse no afecte, por su sombra, a zonas pobladas (solo de forma tangencial al sur de África), sí tendrá un efecto sobre las personas.

En el plano puramente astrológico, el eclipse se dará en el grado 20 del signo de Virgo. Por tanto, los nativos de este signo serán los que lo vivan con más intensidad. También aquellos que tengan su Luna natal o su Ascendente en los signos de Virgo, o en su opuesto, Piscis.

Como cada eclipse, éste trae la posibilidad de realizar cambios, de dejar atrás estructuras que no son positivas para nosotros. Pero como cada eclipse, esto solo se puede hacer desde una conciencia clara de qué es lo que queremos soltar y qué deseamos abrazar. Dado que el ciclo de los eclipses entra en el eje Virgo-Piscis (y será más acusado el año próximo), será en estas áreas de nuestra Carta Astral donde viviremos con más intensidad el cambio.

Si conoces tu signo Ascendente, puedes saber dónde hay mayor probabilidad de experimentar estos cambios:

Aries. En la manera en que cuidas tu salud y tu alimentación. En los hábitos cotidianos que pueden ser modificados, sobre todo referidos al trabajo.

Tauro. En las relaciones sentimentales: enamoramiento, seducción, juegos amorosos. En la relación con los hijos y en todo lo que se relaciona con la creatividad: nuevas ideas o intuiciones.

Géminis. En lo relacionado con el hogar, la pertenencia a un lugar o a una familia. En las relaciones con los padres o los antepasados, a través del reencuentro con la historia personal.

Cáncer. Expresando lo que sientes, hablando con personas importantes para ti. Abriendo un proceso en el que la mente ayude a comprender las emociones.

Leo. En la manera en que manejas el dinero, cómo lo ganas y cómo lo gastas. A través de lo que consideras valioso, y lo que ya ha dejado de tener valor para ti. Reorganizando prioridades.

Virgo. En la manera en que te comprendes y expresas tu ser frente al mundo. Pensando hacia dónde te quieres dirigir y con quién. Haciendo un balance general de tu vida, que está viviendo grandes cambios y seguirá en este proceso durante el año próximo.

Libra. Haciendo balance del pasado. Afrontando tus miedos más profundos y todo aquello que te frena o te hace sentir inferior a los demás.

Escorpio. En la manera en que te relacionas con el mundo que te rodea. Las amistades o compañeros de trabajo de los que te rodeas. Con quién quieres estar y con quién no. Haciendo una evaluación profunda de tus sueños.

Sagitario. En el mundo laboral. Pensando qué es lo que quieres lograr a través de tu profesión o socialmente. Descartando los proyectos que no te convencen o que sabes que no son para ti.

Capricornio. En tu pensamiento. En la manera en que afrontas la vida desde una perspectiva filosófica e intelectual. Decidiendo qué es importante aprender o enseñar a partir de ahora. Pensando en viajes y cambios de residencia.

Acuario. Valorando lo que recibes y lo que das. Observando lo que ganas con tu esfuerzo y reconociendo la ayuda que otras personas te prestan. Abriendo la puerta a sentimientos profundos o a una vivencia más profunda de la sexualidad.

Piscis. En el encuentro con la pareja o con las personas más significativas de tu vida. Entrando en una nueva etapa de las relaciones, en las que puede haber finales o comienzos. Afianzando las relaciones que son buenas para ti.