Un torrente sublime

Nadie elige enamorarse.
El amor llega como un torrente sublime.

– Alejandro Jodorowsky