Los frutos del ego y los frutos de la Vida

El hombre construye monumentos a su ego, que el tiempo derriba. La mujer, en silencio, conserva la Vida, que aún siendo cambiante, permanece.