No hay Ajahn Chah

Una vez hubo un hombre que llegó hasta Ajahn Chah y le preguntó quién era Ajahn Chah.

Ajahn Chah, percibiendo que el desarrollo espiritual del individuo no era muy avanzado, se señaló a sí mismo y dijo: “Éste, éste es Ajahn Chah.”

En otra ocasión, otra persona le hizo a Ajahn Chah la misma pregunta.

Esta vez, sin embargo, percibiendo que la capacidad del que preguntaba era mayor, Ajahn Chah respondió diciendo: “¿Ajahn Chah? No hay Ajahn Chah.”