No sabemos casi nada

Cuando alguien está cada día en contacto con el dolor ajeno, debe estar abierto también a la duda, el cuestionamiento y el misterio. Creer que “sabes” no es más que el primer paso hacia el desastre, porque nadie conoce lo suficiente los entresijos del alma humana, sea propia o ajena.