Llamando a la puerta

Están los que no saben casi nada y no les importa. Son la mayoría. Están también los pocos que creen que saben, pero en verdad no saben. Y luego están los que se saben ignorantes, pero siguen ahondando en el Misterio.
Estos están en el umbral, llamando a la puerta.