La santidad de los afectos

No estoy seguro de nada, excepto de la santidad de los afectos del Corazón y de la verdad de la Imaginación. Lo que la imaginación capta como Belleza, debe ser cierto, tanto si ha existido previamente o no. Así que tengo la misma idea de todas nuestras pasiones como del amor: todas son, en su aspecto más sublime, creadoras de la belleza esencial.

-John Keats (Carta a Bailey, 1817)