Sin propósito no hay sustancia