11/11/11 (políticamente incorrecto)

Calendario Hindú

El 11/11/11 es una cifra. Bastante bonita y simétrica (a los seres humanos nos encanta la simetría). Pero al menos desde el pequeño rincón del conocimiento desde el que puedo hablar, es un número como otro. Como hay cierta expectación sobre la fecha, a continuación van unas pequeñas y muy personales reflexiones sobre la cuestión.

Por un lado, una parte importante de los seres humanos que habitan este planeta no utilizan nuestro calendario o lo hacen de un modo tangencial. Nuestro calendario no tiene ningún valor “universal”, ni mucho menos. Incluso existen seres humanos que ignoran la existencia de cualquier calendario y no saben contar más allá de cinco.

Y si salimos fuera del ámbito de nuestro planeta, el sistema solar se rige por otros ciclos, y el universo no digamos. Fuera de la Tierra, no hay noviembre ni enero, y la cifra 2011 no significa nada. Incluso nuestro calendario se basa en un cálculo erróneo sobre la fecha del supuesto nacimiento de Cristo, si es que tal hecho puede ser considerado relevante (para miles de millones de seres humanos, no lo es). Como es sabido, Jesús de Nazareth, si existió, nació unos cuantos años “antes de Cristo”.

Los calendarios sirven para que los seres humanos nos pongamos de acuerdo en qué fecha es hoy, de modo que podamos reservar un billete de avión o cerrar una contabilidad. Son creaciones nuestras que sirven a unos propósitos concretos, pero que carecen de significado más allá del que queramos darle. Los únicos ciclos que tienen validez real son los astronómicos, y esos se repiten continuamente. En otras palabras, la primavera astronómica era primavera en la época de los dinosarios igual que ahora. En cambio, los seres humanos hemos tenido cientos de calendarios a lo largo de nuestra breve existencia. Ninguno más “cierto” que otro. Y esto va también para el calendario Maya.

La conciencia se forma cada día, desde que nacemos hasta que nos vamos. Claro que hay saltos y paradas en ese desarrollo. Pero tienen que ver más con ritmos internos de cada ser que con grandes acontecimientos externos. ¿Cambió la conciencia global de los norteamericanos después del 11/S (otro once)? Si el 11/11/11 significa algo ¿acaso es justo que se queden fuera todos aquellos que no se rigen por nuestro calendario?

¿Ocurrirá algo el 11/11/11? Claro que sí, todos los días pasan cosas. ¿Despertarán conciencias? Seguro, afortunadamente eso es algo cotidiano. ¿Se abrirán puertas? Sí, las mismas que se abren cualquier otro día.

Las mismas puertas que se abrieron para Buda cuando Buda estuvo preparado para cruzarlas, y no antes. Nadie le regaló el Despertar. Se lo había ganado a lo largo de toda su vida. Paso a paso.

Si hay personas que encuentran algo especial en esa fecha y se reunen para meditar ese día, me parece maravilloso. También lo sería si se reunieran cualquier otro día. Porque todos los días son mágicos, todos son especiales. Y juntarse para hacer algo bueno siempre está bien. Da igual la excusa o el motivo.

Pero sería bueno no olvidar que después del 11 hay otro día. Y el 12 también hay que currárselo.