Para Julia

¿Cómo demostrar la gratitud cuando la palabra “gracias” se te queda pequeña, corta? A veces el lenguaje es tan limitado, y a fin de cuentas, el sentimiento es siempre algo privado, algo que puedes compartir, transmitir de algún modo, pero que es siempre tuyo, íntimo, personal. ¿Cómo lo extiendes a lo demás? ¿Cómo lo haces sentir en la medida en que tú lo sientes?

Realmente no hay un modo directo, perfecto, de transmitir el agradecimiento, sobre todo cuando éste es tan grande queno te cabe dentro del pecho.

Pero sí hay algo que podemos hacer con lo bueno que hemos recibido, y es compartirlo con los demás, expandirlo, regalarlo, permitir que fluya. La montaña no guarda eternemente para sí la nieve que el cielo le regala. La convierte en agua que se filtra, que escurre y se desliza por sus laderas, la convierte en arroyo y luego en río, la entrega al mundo, a las plantas, los animales y los humanos. Y al final, la devuelve al mar.

Si pido un deseo para mí ahora, es este: deseo que tu generosidad fluya a través de mí y se derrame en el mundo, que me inspire y me impulse a seguir compartiendo. Deseo que lo mucho que me das con tu amistad, siga creciendo en otras personas que no te conocen. Sólo deseo ser el mensajero.