¡Mira!

Si sucede algo en tu vida, obsérvalo con ecuanimidad, sin juicio. El mero hecho de observar, modifica la realidad.

Estamos demasiado obsesionados con “cambiar” la realidad. Pero ésta cambia por sí misma (si la dejamos).