Rápida mirada hacia 2010

Uno de los grandes acontecimientos del año será sin duda la entrada de Urano en el signo de Aries. El cruce de cualquier planeta trascendental por el punto vernal (cero grados Aries) es un hecho muy importante, que se da, con suerte, una vez en el transcurso de una vida humana.

El punto vernal, que señala cada año el inicio de la primavera en el hemisferio norte cuando es transitado por el Sol, es una zona de manifestación, en la que se descubren y exteriorizan nuevos conocimientos. El paso del revolucionario Urano por este lugar señalará sin duda un punto de no retorno para la humanidad que en este momento habita el planeta. Nuevas informaciones, que tendrán un impacto global, pueden ver la luz, nuevos descubrimientos y algún que otro temblor (literal o metafórico) recorrerá las conciencias.

Urano no dejará indiferente a nadie y su energía se va a notar a partir de la primavera. La entrada exacta en el signo de Aries se dará el 28 de mayo y Marte, que en asuntos arianos debe ser tenido siempre en cuenta, se hallará en una conflictiva oposición con Neptuno. Estas energías presagian un duro despertar colectivo, que nos sacará del sueño en el que muchos querrían seguir viviendo. No olvidemos que unos días antes, el 23 de mayo, Júpiter y Saturno opositan en el cielo, marcando un punto crítico en el ciclo de ambos Cronocratores, del que hablaremos en otro momento. Por tanto, mayo se presenta como un tiempo de gran tensión.

Al tiempo, no debemos olvidar la poderosa oposición Saturno-Urano, relacionada con la crisis económica actual y que sin duda seguirá trayendo actividad bélica y/o terrorista al mundo. Las cuadraturas que ambos planetas reciben de Plutón indican que la lucha eterna entre lo viejo y lo nuevo es más potente ahora que nunca, y en esa batalla, el poder y la política, tal como la entendemos hasta ahora no hará sino ganar más descrédito y desafección.

2010 es un punto clave en el cambio global que está experimentando la humanidad. Aún estamos algo lejos del momento de la purificación y el renacimiento, pero estos son los tiempos que nos toca vivir: tiempos interesantes.