Siempre hay un lado bueno

Nunca lo hubiera imaginado. O quizá sí, porque mi imaginación es desbordante.

Pero esto de tener estos días los riñones en huelga tiene sus ventajas. (Dejaremos de lado todos esos momentos maravillosos en los que te dicen: “no, no levantes eso tan pesado, que ya lo cojo yo…”, je je)

Me refiero a otra ventaja, y es que he tenido tiempo para andar por esos mundos internáuticos, mirar páginas, establecer contactos. Y así descubro que cada vez hay más y mejores astrólogos en la red, en Brasil, en España (que no todo ha de ser en el mundo anglosajón). Gente que te hace sentir orgulloso de tu oficio, que es bastante más profundo, más sutil, más complejo, de lo que algunos creen.

Iré añadiendo algunos enlaces a la derecha. Stay tunned!